El 26 de Septiembre de 1569, la primera biblia en español terminaba de ser impresa. Su portada era lo más llamativo, ya que retrataba en español antiguo: «La Biblia, qve es, los sacros libros del vieio y nvevo testamento» «Trasladada en Español» y la cita «La Palabra del Dios nuestro permanece para siempre». Adornando el conjunto gráfico, un oso come miel de un panal pendiente de un árbol, con el libro santo a un costado. Una hermosa ilustración, por las cualidades conocidas de la miel y por las referencias de la palabra de Dios como miel al paladar humano. Esto, a pesar de que el origen de esa ilustración es otro: se trata del «logotipo» del impresor bávaro que hizo la tarea de llevar a la vida el texto traducido, en una época en que tal hazaña era castigada por la iglesia de Roma.

Este hito histórico (no existía hasta esa fecha una biblia en nuestro idioma) nos marcó para siempre. Desde ese punto y en adelante, entendimos que Dios nos hablaba por Su Palabra y en nuestra propia lengua. Muchas personas que habían atendido a misa pudieron por fin conocer, de manos del protestantismo, las palabras del maestro galileo en un lenguaje que podían entender, cercano y claro, lejos del ritualismo imperante de esos años.

No fue fácil para Casiodoro de Reina traducir el santo libro. De formación católica, apostólica y romana y, habiendo nacido en el Sacro Imperio Romano Germánico, este monje de la Orden de San Jerónimo (caracterizada por ser una orden que demandaba una vida solitaria, silenciosa, llena de oración y penitencias), oyó hablar del movimiento luterano, del cual se encantó, transformándose en un partidario activo de la Reforma, lo que trajo consigo una firme persecución por parte de la Inquisición. Sintiéndose en riesgo, huyó a Ginebra, junto a un compañero que también conocemos de nombre: Cipriano de Valera.

260 copias cambiaron el destino de nuestra historia a través de esta versión, la que fue revisada por Cipriano de Valera con la biblia «del cántaro», dando origen a una de las versiones más conocidas por todos los hispanoparlantes: La Biblia Reina-Valera.

Lo que llama la atención de esta celebración es el gesto de unidad. Aun cuando cada iglesia y denominación conmemora o celebra La Biblia, es algo que une a toda la comunidad protestante y evangélica cada año, con demostraciones públicas y actividades relativas a la palabra de Dios.


Publicado originalmente en TeAdoramos.org

Compartir
Categorías: Comunicados

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *