En consecuencia de la confirmación oficial por parte del gobierno venezolano sobre dos casos de coronavirus en el país, localizados en el estado Miranda y procedientes de Iberia. Obedeciendo a las recomendaciones sanitarias para prevenir la propagación del virus, a continuación se presentan algunas recomendaciones para los pastores.

Reflexionando

Ante la amenaza de una pandemia que puede afectar la salud de nuestra congregación. Creo que debemos mantener la cordura y evitar caer en los extremos en que están cayendo algunos líderes, por ejemplo: están los «exacerbados espirituales» que arengan con textos bíblicos a los hermanos acusándolos de no tener fe en Dios, produciendo más preocupación y culpa en los hermanos, como si ya no fuese sufienciente los problemas que hoy aflige a la iglesia del Señor. Por otro lado los «pasivos» que cómo el avestruz entierran la cabeza en la tierra, ignoran la realidad y no se documentan ni se asesoran al respecto de lo que acontece, y finalmente los «intensos» que pendiente de cada noticia y hecho, la trasmiten sin ofrecer soluciones viables, agregando un lado emotivo que lo que logra es crear temor y duda entre los hermanos.

El buen pastor procurará estar al día de lo que acontece y veririficará la realidad de los hechos, considerará con otros consiervos en la toma de medida que sean necesarias para savaguardar a la iglesia y el testimonio ante su comunidad, respetará las regulaciones de los entes oficiales, según el sentido común lo demande y orientará a su congregación de manera preventiva sobre esta pandemia, alentando la fe de los miembros. Esta no es, no ha sido ni será la única amenaza que enfrentará la iglesia del Señor. «Firmes y adelante huestes de la fe, sin temor alguno que Jesús nos ve» | Pastor Renso Bello, Segundo Vicepresidente de ASIGEO y miembro de la Junta Pastoral de la Iglesia “Roca de la Eternidad” de Barcelona | R1

Recomendaciones de la Junta Directiva

La Junta Directiva en pleno no nos hemos reunido para producir un pronunciamiento tal como algunos pastores y lideres están esperando, dada la situación que vivimos. Sin embargo, en consulta con algunos de los directivos podemos recomendar lo siguiente:

1. Acatar las resoluciones y recomendaciones del gobierno nacional, el Consejo Evangélico de Venezuela y la Organización Mundial de la Salud.

2. Cada iglesia debe diseñar un plan de contingencia por los próximos tres meses, siendo evaluado diaria y semanalmente. Dentro de este plan debemos suspender cualquier reunión que implique la presencia de más de una familia. En ese sentido, no se deben reunir en grupos pequeños, células o familiares. Esto debe hacerse por esta semana y luego la próxima semana se evalúa si se sigue aplicando esta medida o se reactivan las reuniones pequeñas o en familias.

3. Se debe mantener la comunicación y la edificación con todos los hermanos a través del teléfono y de las redes sociales. El Señor les dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso (Ex.33:14). | Pastor Eduardo Mejías, Presidente de ASIGEO y miembro de la Junta Pastoral de la Iglesia “Luz del Salvador” de Caripe | R9

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *