Un buen final | Por Roberto Clinton

El apóstol Pablo estaba obsesionado en tener un buen final. Veía la vida como una carrera.  Al encontrarse con sus amados ancianos de Éfeso por última vez, dijo: “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios” (Hch. 20:24).

Las once características de un ministro de Cristo excelente | Por John MacArthur

El apóstol Pablo escribió la primera epístola a Timoteo para enseñarle a servir a la iglesia de Éfeso. La frase clave aparece en 1 Timoteo 4:6 «serás buen ministro de Jesucristo». La palabra ministro es la traducción de la palabra griega diakonos, de la cual proviene la palabra castellana diácono. Significa siervo y describe a quienes tienen el rol de diácono en la iglesia. En este pasaje, esa palabra no es usada para hablar de un oficio, sino que implica que cualquiera que sirve en el ministerio debe considerarse siervo del Señor Jesucristo.

Carta abierta a los pastores | Por Dr. David Krome

Nota del editor: Esta carta es en realidad un relato ficticio que funciona como un ejemplo de abuso espiritual, es necesario leer previamente los pasajes sugeridos Hechos 20:17-38, 1Timoteo 3:1-7, Tito 1:5-9 y 1 Pededro 5:1-4 y responder las preguntas de discusión:

¿Las cualidades de carácter exigidas a los pastores son un perfil ideal o son exigencias reales que ellos deben evidenciar antes de asumir la tarea pastoral?, ¿Las listas de cualidades presentadas en el Nuevo Testamento son exhaustivas o podemos añadir otras cualidades?, ¿si se añaden, sobre qué bases se haría? ¿Qué aspectos del carácter son requeridos a los que sirven como pastores?, ¿por qué es tan importante que los pastores muestren estas cualidades en su carácter?, ¿cómo afectaría a la iglesia si los pastores no muestran tal carácter?

La bendición de humillarse delante de Dios

Cuando hablamos de humillación, estamos renuentes a esa condición, porque de alguna manera en alguna oportunidad hemos sido objeto de humillación por parte de otra persona o circunstancia. Ese sentimiento de inferioridad nos hace rechazar por completo cualquier idea que tenga que ver con humillarnos, por lo general nadie quiere ser humillado, todos quieren ser reconocidos y sobresalir en cualquier situación en la que tengan que ser expuestos.

Cómo tener paz en medio de la angustia

¡Ya basta de luchar solo! Debemos rendirnos por completo ante Dios y decirle con toda honestidad que hemos intentado hacer la cosas a nuestra manera, que hemos desviado nuestra mirada y corazón de sus promesas y hemos preferido confiar en nuestras propias fuerzas. Sólo así el Señor podrá obrar de manera extraordinaria para ayudarnos a vencer en medio de la angustia.

jesus, christ, god

Venciendo la tentación

La tentación es algo que podemos definir como: Un espejismo que se hace grande en nuestro interior. Una voz pequeñita que crece y que en un momento fugaz propone, aun sin decirlo, dejar de lado a Dios, haciéndonos creer que alguien o algo más podrá satisfacer plenamente nuestro corazón. Y es que, sin lugar a dudas, la tentación llega a nuestras vidas por medios humanos, somos impulsados hacia ella y muchas veces se va formando poco a poco en nuestro interior si le damos oportunidad.