La bendición de humillarse delante de Dios

Cuando hablamos de humillación, estamos renuentes a esa condición, porque de alguna manera en alguna oportunidad hemos sido objeto de humillación por parte de otra persona o circunstancia. Ese sentimiento de inferioridad nos hace rechazar por completo cualquier idea que tenga que ver con humillarnos, por lo general nadie quiere ser humillado, todos quieren ser reconocidos y sobresalir en cualquier situación en la que tengan que ser expuestos.

Cómo tener paz en medio de la angustia

¡Ya basta de luchar solo! Debemos rendirnos por completo ante Dios y decirle con toda honestidad que hemos intentado hacer la cosas a nuestra manera, que hemos desviado nuestra mirada y corazón de sus promesas y hemos preferido confiar en nuestras propias fuerzas. Sólo así el Señor podrá obrar de manera extraordinaria para ayudarnos a vencer en medio de la angustia.

jesus, christ, god

Venciendo la tentación

La tentación es algo que podemos definir como: Un espejismo que se hace grande en nuestro interior. Una voz pequeñita que crece y que en un momento fugaz propone, aun sin decirlo, dejar de lado a Dios, haciéndonos creer que alguien o algo más podrá satisfacer plenamente nuestro corazón. Y es que, sin lugar a dudas, la tentación llega a nuestras vidas por medios humanos, somos impulsados hacia ella y muchas veces se va formando poco a poco en nuestro interior si le damos oportunidad.

Catching the bus in downtown Chicago on a rainy day.

Alegría en medio de la tormenta

La raíz del gozo verdadero no está en el poder de las circunstancias, sino en la verdad que gira alrededor de la persona de Jesucristo, en su evangelio glorioso. Sólo aquel que ha confiado en Cristo como Señor y Salvador, es capaz de experimentar alegría en medio de cualquier tormenta.

Las mujeres mayores aconsejan a las más jóvenes en su rol como esposas y madres

El tema de «familias establecidas» es súper amplio. Podemos encontrar diversos tópicos para tratar, y todos son de suma importancia. Hoy nos corresponde esta porción de Tito 2, donde hay consejos explícitos para las mujeres mayores (refiriéndose a ancianas de edad, pero también maduras en la fe). ¿Qué cosas deben enseñar estas mujeres mayores y maduras en la fe a las más jóvenes?