Los primeros intentos de formación teológica en el oriente venezolano tomaron la forma de educación no formal. Los primeros misioneros, impulsados por el deseo de una expansión más acelerada, empezaron a entrenar a líderes que estaban surgiendo en distintos lugares del oriente. Al principio seria más como un discipulado personal y básico pero después se incluyeron aspectos sobre la doctrina en general y la eclesiología en particular.

Se ofreció entrenamiento más concentrado para atender a la vez a varios de estos líderes emergentes y surgieron las llamadas “Conferencia Bíblicas”, que eran una especie de retiro espiritual para estudiar temas o materias de formación ministerial de manera intensiva. Estas conferencias se rotaban de región en región para alcanzar a un cada vez más creciente número de líderes en formación, los cuales fueron llamados “obreros nacionales” para distinguirlos de los misioneros de la Orinoco River Mission (ORM).

Había centros de formación para obreros nacionales en varias ciudades importantes del oriente como Carúpano, Margarita, Ciudad Bolívar, Barcelona y Maturín. Esto supuso un esfuerzo importante para los misioneros de la ORM porque al tiempo que seguían avanzando en la expansión de nuevos “centros de predicación” debían viajar para entrenar a los obreros nacionales.

Con el tiempo, se le cambió el nombre a estas Conferencias y fueron llamadas “Institutos Bíblicos Ambulantes”. Lewis explica la naturaleza de estos institutos:

“…no era una institución educativa que estaba establecida en un solo lugar con alumnado residente; sino mas bien, una actividad de adiestramiento que duraba pocos días, o cuando más, pocas semanas. Se fijaban horas de estudio y cursos, según los maestros que estuvieran disponibles, el local que consiguiera y los alumnos que se inscribieran”. (p.257)

Estos institutos fueron el antecedente más cercano a lo que posteriormente fue el Instituto Bíblico las Delicias (IBLD), este último llegó a ser por más de 50 años la única institución de educación teológica formal de la ASIGEO.

Un buen grupo de los pastores, misioneros, maestros de Biblia y evangelistas que atendieron a las iglesias de ASIGEO entre la década de los 40 y los 80 fueron egresados de esta institución. Era una institución residencial, interna y presencial que combinaba, especialmente en los primeros años, los estudios de Biblia y ministerio con estudios en áreas como lengua española, aritmética, historia general, matemáticas y formación social. Esto se debió a que la mayoría de los alumnos que ingresaban al instituto no tenían educación primaria y requerían estos cursos de nivelación para avanzar con sus estudios bíblicos.

Debido a varias razones, en la década de los noventa el instituto cerró sus puertas como centro de formación residencial e interna. A partir de ese tiempo, las iglesias de la organización han buscado formas alternas de ofrecer preparación teológica a sus líderes. Estas formas van desde la búsqueda de programas foráneos hasta la creación de centros de adiestramientos en las propias iglesias locales. Recientemente, el IBLD está ofreciendo entrenamiento no residencial (por extensión) en algunas iglesias que funcionan como centro de adiestramiento regionales para varios líderes de la ciudad.

Un resumen entonces de lo que ha sido la experiencia de educación teológica en nuestras iglesias sería el siguiente:

1. En una primera etapa (1917-1920): Educación no formal personalizada y enfocada mas a la formación doctrinal (mas al estilo de un discipulado o mentoría)

2. En una segunda etapa (1920-1930): Educación no formal colectiva y regionalizada enfocada más al manejo de destrezas y habilidades para el ministerio.

3. En una tercera etapa (1939-1990): Educación formal centrada e institucionalizada, enfocada más en los tipos de ministerio necesarios para el establecimiento y expansión de la obra: pastores, misioneros, evangelistas, maestros.

4. En una cuarta etapa (1990 al presente): Coexistencia de varios modelos de formación teológica: Educación formal descentralizada (IBLD), Educación Teológica basada en la iglesia local, Educación Teológica a distancia.

Mucho se puede decir de los aciertos o errores de esta experiencia de formación teológica que abarcó los primeros cincuenta años de historia del evangelio en el oriente. Pero algo que es innegable es el esfuerzo de los lideres (misioneros primeros y después los obreros nacionales) para enfrentar los desafíos que le presentaban aquellos tiempos siendo fieles y consecuentes con los principios bíblicos. A mi entender ellos lograron la meta de proveer la mejor formación teológica disponible en su tiempo para el liderazgo emergente. Y esto es un excelente ejemplo para nosotros que debe animarnos en la búsqueda de modelos eficientes que también nos ayuden en enfrentar con éxito nuestros propios desafíos. Ellos convirtieron esos desafíos en oportunidades.


Bibliografía | Lewis, Alvin y Minnie de Lewis (1994). Historia de la iglesia Evangélica del Oriente de Venezuela. s.l.

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *