Los Planes de Lectura

Lo bueno de los planes de lectura de la Biblia en un año, es que los podemos comenzar en cualquier fecha del año, no necesitamos que llegue el primero de enero para comenzar, lo importante es comenzar.

No importa si no puedes tener tu hábito soñado de leer todos los días la Biblia a una hora específica, y en un lugar determinado; puedes leerla a cualquier hora y disfrutar del reposo que solo el Señor puede proveer a nuestras almas. Te sorprenderá lo mucho que puedes llegar a leer si procuras atesorar el evangelio en el corazón. Persiste con los ojos en Jesús.

Bienaventurado el varón
que no anduvo en consejo de malos,
ni estuvo en camino de pecadores,
ni en silla de escarnecedores se ha sentado, sino que en la ley de Jehová está su delicia
y en su Ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
que da su fruto en su tiempo
y su hoja no cae,
y todo lo que hace prosperará.
(Sal 1:1-3)

En medio de nuestras oraciones y luchas en la lectura bíblica, tenemos que pedirle a Dios que cambie con Su gracia nuestra perspectiva sobre Su Palabra. Cada vez más, queremos que Dios nos libere de ver la Biblia como una carga o un deber en lugar de verla como una oportunidad y un deleite.

Oremos que el Señor nos conceda atesorar su Palabra y apoyarnos mutuamente en perseverar en este hermoso hábito de leerla más y más, recordando su eterno amor que le llevó a entregar a su Hijo por nosotros.

Método Devocional

La Biblia puede ser leída siguiendo simplemente un método le lectura panorámica: Se le llama lectura panorámica a aquella lectura que hacemos de manera general y de un vistazo, sin detenernos demasiado o profundizar en el contenido. Tiene beneficios como:

  • Su rapidez, ya que proporciona una visión “total” del texto.
  • Su utilidad, pues nos permite establecer si un texto es útil o no para los fines específicos que cada lector tiene.

El método panorámico quizás funcione como complemento a nuestra rutina de lectura, pero para aprovechar mejor el tiempo de lectura personal de la Biblia, se requiere aplicar un método que permita ir un poco más profundo en la enseñanza Bíblica; el Hno. Eduardo Mejías, en la guía de Hermenéutica III del IBLD nos presenta dos métodos muy usados: El Método Devocional y el Método Inductivo.

El objetivo del Método Devocional es estudiar la Biblia para obtener alimento espiritual personal y enriquecer la relación íntima con Dios.
Específicamente, se busca que el creyente desarrolle un tiempo devocional con el Señor, acercándose personal e íntimamente a la palabra en actitud de oración, adoración y obediencia para dejar que Dios le hable y pueda crecer espiritualmente.

Pasos a seguir para desarrollar el Método Devocional

1. Separe diariamente un periodo específico de tiempo (30 minutos a 1 hora) para el estudio devocional.
2. Escoja un lugar apropiado para hacer su estudio devocional
3. Ore para entender mejor la palabra de Dios y vencer los obstáculos.
4. Seleccione un pasaje o un libro para leerlo de manera sistemática. (Bien vale usar un plan de lectura predefinido).
5. Lea el pasaje en forma rápida, sin interrupciones. Vuelva a leer el pasaje, pero ahora despacio y con cuidado. Reflexione acerca del texto dentro de su corazón y de su mente.
6. Ruegue al Espíritu santo que le ilumine para entender la enseñanza del texto, y para ponerla en práctica.

7. RESPONDA LAS SIGUIENTES PREGUNTAS:

7.1 ¿Quién habla o escribe las palabras del texto?
7.2 ¿A quién se dirigen las palabras del pasaje?
7.3 ¿Dónde ocurre el suceso o acontecimiento? (Si el texto lo dice)
7.4 ¿Cuándo ocurre el acontecimiento? (Si el pasaje lo dice).
7.5 ¿De qué se habla en el texto?¿Cuál es el tema o problema que se trata en el texto? Observa palabras o frases repetidas.
7.6 ¿Qué se dice acerca de Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo?
7.7 ¿Qué cosas el creyente debe hacer o dejar de hacer para agradar y servir mejor al Señor?
7.8 Escribe en tus propias palabras la enseñanza principal del pasaje.
7.9 Relaciona esta enseñanza a tu vida: ¿Qué debo hacer para poner en práctica esta enseñanza?
7.10 Ora, dándole gracias al Señor por la enseñanza y pídele que te dé la oportunidad de compartir esta lección con otras personas.

El Método Inductivo

El método inductivo consiste en aplicar tres pasos básicos, que son:
A. La Observación detallada del Texto: ¿Qué es lo que dice el texto?
B. La Interpretación Correcta del Texto: ¿Qué es lo que significa el texto?
C. La Aplicación Apropiada de la enseñanza del Texto: ¿Qué debo hacer para obedecer el texto?

Recomendaciones para la disciplina de la lectura:

Si te has propuesto leer toda la Biblia este año, y entiendes que puedes quedar a medio camino, déjame animarte con algunas observaciones que podrían ser de utilidad:

1. No hay excusas para no leer la Palabra de Dios. Todos tenemos 24 horas: tiempo suficiente para apartar 20, 30, o 60 minutos de lectura bíblica diaria. “Hay un tiempo señalado para todo” (Ec. 3:1).

2. Asegúrate de que tu lectura no sea para presumir ante los demás. Más bien, lee la Biblia para conocer a Dios, crecer, y edificar a otros (Sal. 119.58).

3. Los planes de lectura son útiles para la gente que viene con disciplina en el ADN. Si no eres uno de ellos, olvídate de los planes y simplemente comienza a leer la Palabra. Así evitarás frustraciones y disfrutarás más la lectura.

4. La Biblia dice que dos son mejor que uno (Ec. 4:9). Por lo tanto, si puedes involucrar de alguna manera a otros miembros de tu familia o iglesia en tu plan de leer toda la Biblia este año, adelante.

5. No pienses que puedes olvidarte de la Biblia una vez leída. Ella es el único libro que vale la pena leer y releer hasta el último día de nuestras vidas. Esta es la única forma de aprender de Dios y confiar en sus palabras (Deut. 17:19).

6. En la Biblia está la verdadera esperanza: Jesús. Él es el único que puede dar transformación, sentido de vida, y eternidad a todos aquellos que tienen la dicha de conocerlo (Jn.14:6).

Por último, un dato que puede interesarte: La Biblia tiene 1189 capítulos. Por lo tanto, si lees tres capítulos diarios, la terminas en un año; si lees seis, en un semestre; si lees trece, la puedes terminar incluso en tres meses.

No te desanimes al buscar leer la Palabra. No hace daño leer la Biblia en un año. ¡Ánimo!

Planes de Lectura ASIGEISTAS

Han sido de gran bendición los planes de lectura que hemos encontrado en nuestras Biblias de estudio y los que han sido recomendados por hermanos de otros países, pero algo mucho más emocionante, es saber que en ASIGEO tenemos algunos planes de lectura de la Biblia en un año que han desarrollado algunos hermanos para el uso de las iglesias locales. En esta oportunidad te queremos presentar dos:

Esta guía incluye formatos para estudio devocional y método inductivo, fue desarrollada por el Pastor. Arquímedes Velásquez, de la Iglesia Emanuel de la Placeta, Caripe, Estado Monagas. ASIGEO Región 9.

Puedes descargarla haciendo Clic Aquí

Este plan consiste en una lectura sistemática de toda la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis de manera consecutiva, los libros de poesía se tratan al final de todo el Plan, fue desarrollado por el Hno. Pedro Valderrama, maestro en la Iglesia Embajadores de Cristo, Anaco, Estado Anzoátegui. ASIGEO Región 6.

Puedes descargarla haciendo Clic Aquí


Si conoces otro plan de lectura desarrollado en tu iglesia local y deseas compartirlo con la red de Iglesias de ASIGEO, puedes enviarlo a nuestra dirección de correo: scm@asigeo.org | Enviar correo

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *