Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en la tribulación (Salmo 46:1)

La Junta Directiva del Consejo Evangélico de Venezuela (CEV), informa a la comunidad de miembros así como a nuestros relacionados sus consideraciones en vista de la presencia del Coronavirus (Covid-19) en el país.

El Coronavirus (Covid-19) ha sido declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y esto ha generado una serie de reacciones en todo el mundo desde todo tipo de instancias, y entre ellos las iglesias, y nos corresponde también a nosotros asumir los desafíos de la presente coyuntura.

Las recomendaciones de la OMS tienen como fin prevenir el contagio de este virus incluído en los escenarios de realización de actividades con alta presencia de público en espacios abiertos o cerrados, al tiempo que se valora la importante recomendación de evitar causar temor o situaciones de pánico en la colectividad.

Hasta hoy 13 de marzo diversas iglesias y otras expresiones religiosas en el país deciden por su cuenta la suspensión temporal de sus reuniones, mientras algunas otras mantienen parcialmente sus actividades públicas (misas, servicios, cultos, celebraciones) con las debidas recomendaciones a sus feligreses, y todas ajustando medidas para hacer cada vez más seguros los espacios religiosos mediante protocolos de prevención.

Como servidores del Señor ratificamos el compromiso cristiano de ofrecer a la población un mensaje de serenidad y confianza en Dios, así como de prudencia ante los riesgos, y mientras no hay un estado de cuarentena que con el consenso inclusivo de todos los sectores de la sociedad venezolana acuerde la reducción radical de riesgos, se debe evitar el generar restricciones absolutas a las actividades que puedan dar garantías de comportamiento responsable y seguro, y se debe evitar todo lo que atente contra el derecho común al tiempo que juntos nos
comprometamos a generar conciencia desde la responsabilidad y la solidaridad.

Invitamos a las organizaciones eclesiales y demás asociados a la actuación creativa para comunicar la fe, mantenerse en comunión unos con otros, y servir a Dios y al prójimo en medio de las medidas que las iglesias consideren tomar para prevenir los contagios y asistir a los vulnerables.

Finalmente el CEV promueve las recomendaciones actuales de la OMS, y aconseja por su parte la búsqueda de vías alternas a las concentraciones masivas y públicas para la realización de las actividades eclesiales. Al respecto sugerimos opciones tales como las reuniones de pequeños grupos donde se cumple con medidas preventivas tales como una apropiada higiene, ventilación, distancia entre las personas, evitando el contacto físico innecesario, y la consideración que quienes estén quebrantados de salud eviten salir de sus casas.

La Directiva del CEV está alerta monitoreando la situación a fin de emitir
informaciones y recomendaciones desde la comunidad evangélica representada en su membresía.

Oramos para que se puedan tomar decisiones generosas que fortalezcan nuestro sistema de salud pública, y para que nuestra población más vulnerable pueda tener acceso a una atención digna y óptima.

Oramos por el despliegue de un gran contingente de médicos y enfermeras que puedan contar con la dotación necesaria para enfrentar el sufrimiento de nuestro pueblo.

Oramos por la facilitación de labores a quienes de buena fe pretenden el servicio a los más vulnerables.

Oramos por la unidad de los venezolanos que con paz, seguridad, y justicia podamos asumir el reto presente confiando en Dios, y que con una conciencia solidaria pueda compartir con todos la fe, la esperanza y la hermandad.

No temamos, estemos firmes en medio de las actuales circunstancias. Dios está con nosotros.


En Caracas 13 de marzo del año del Señor dos mil veinte.

Por la Junta Directiva

Compartir
Categorías: Comunicados

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *