Himno: «Estoy bien» | Autor: Horatio Spafford

Horatio Spafford nació el 20 de Octubre de 1828, en Troy, New York en el seno de una familia próspera y reconocida en los Estados Unidos. Su padre Horatio era autor de diccionarios geográficos, uno de ellos titulado «A gazetteer of the state of new york» publicado en 1813. Formó parte del movimiento abolicionista y tenía gran influencia en los Estados Unidos. Era un empresario exitoso. Su grado de influencia era tal que hay registro de correspondencia entre él y el presidente Thomas Jefferson en una carta que data del 14 de Mayo de 1809. Se casó con Elizabeth Clark Hewitt Spafford y de este matrimonio nació Horatio Spafford.

De joven Spafford recibió una concienzuda educación religiosa, a la vez que se formó como abogado, especializado en jurisprudencia médica. En 1856 Horatio se mudó a Chicago donde se unió con dos socios para fundar una firma de abogados llamada «Spafford, McDaid & Wilson». También hizo varias inversiones en bienes raíces en el área central de Chicago lo que le permitió aumentar su patrimonio.

Mientras daba clases bíblicas se enamoró de Anna Tuben Larssen, nacida en Noruega, cuya familia inmigró a los estados unidos cuando ella tenía 4 años de edad. Debido a que ella era mucho más joven que él, en vez de mostrar públicamente su amor por ella se ofreció a pagar sus estudios hasta que ella estuviera en edad de matrimonio. En 1861 se casaron, ella tenía 19 años de edad y él 33.

En 1870 sus inversiones en bienes raíces estaban estimadas en 38.000 dólares, suma nada despreciable para la época.

En 1871 su vida próspera y tranquila se vio interrumpida por una serie de desgracias que pondrían a prueba su fe. En primer lugar perdió sus inversiones en bienes raíces durante el gran incendio de Chicago en el cual murieron 300 personas, y se consumieron nueve kilómetros cuadrados. El incendio se concentró en el área en la cual Horatio había realizado gran parte de sus inversiones en bienes raíces. La crisis económica de 1873 también afectó considerablemente su patrimonio familiar.

En varios sitios, incluyendo Wikipedia, se dice que un hijo de los esposos Spafford falleció de fiebre escarlantina en 1870 o 1871. Si bien es cierto que uno de sus hijos falleció de esta enfermedad a los 3 años de edad, este suceso ocurrió una década después.

De cualquier manera, los esposos Horatio y Anna siguieron durante dos años en Chicago, donde a pesar de haber perdido buena parte de su fortuna, se dedicaron a ayudar a otras personas a rehacer sus vidas. Sin embargo, al parecer la salud de Anna se vio afectada por todo lo acontecido, y por recomendación médica, en 1873 decidieron irse de vacaciones a Europa, con Inglaterra como su lugar de arribo.

Por un problema de negocios, (al parecer un posible comprador había fallecido inesperadamente), Horatio decidió quedarse en Estados Unidos, mientras su esposa y sus cuatro hijas Anna de once años, Margaret de nueve, Elizabeth de cinco y Tanetta de dos años se embarcaron en el Ville du Havre, en compañía del pastor Nathaniel Weiss. El barco zarpó de Nueva York el 15 de noviembre de 1873 con 313 pasajeros más la tripulación a bordo. Luego de una semana navegando el océano Atlántico, colisionó con el acorazado Loch Earn, aproximadamente a las 2 de la madrugada del sábado 22 de Noviembre. El Loch Earn con su afilada punta cortó el blindaje del barco haciendo un hueco de aproximadamente nueve metros por tres metros y medio.

La colisión despertó a todos los pasajeros quienes se desplazaron hacia la cubierta para presenciar como el barco se hundía rápidamente. El caos se apoderó de los pasajeros y empezaron a agarrar chalecos salvavidas y se empujaban para abrirse camino hacia los botes salvavidas. Desafortunadamente, éstos habían sido pintados hacía poco, y al secarse la pintura los botes quedaron pegados a la cubierta del barco. Anna Spafford se dio cuenta que era imposible intentar abrirse paso con sus 4 hijas en medio de la desesperada multitud. En la cubierta se formaban pequeños incendios que hacían la situación aún peor.

Según testimonios de sobrevivientes, Anna, la hija mayor, al ver que el barco se hundía dijo «No teman. El mar es suyo, Él lo hizo». Al hundirse el barco Anna Spafford quedó atrapada en un remolino, Tanetta fue arrebatada de los brazos de su madre por los escombros. Las tres niñas mayores hicieron su mejor esfuerzo por sobrevivir. Dos de ellas se aferraron al pantalón de un hombre pero no lograron salir a flote. Anna fue la única sobreviviente y la encontraron flotando sobre un pedazo de madera, semi-inconsciente.

La nave que colisionó con el barco en el que iba la familia de Horatio también sufrió daños considerables pero aún así pudo recoger a los sobrevivientes. El día siguiente el barco estadounidense Tremontain llegó al lugar de la tragedia y llevó a los sobrevivientes a Gales.

En esa trágica noche fallecieron 226 personas en las aguas del atlántico. Solo sobrevivieron 61 pasajeros y 21 tripulantes. Los cuerpos de las cuatro niñas nunca se encontraron. Esto impidió a los dolientes padres dar sepultura a sus hijas y de alguna manera cerrar este trágico episodio.

La primer reacción de Anna, como es apenas de esperarse, fue de total desesperación. Algunos sobrevivientes la cuidaron pues llegaron a temer que se lanzara al mar. Sin embargo después Anna dijo haber oído una suave voz que le susurró «has sido salvada por un propósito». El pastor Nathaniel Weiss, declaró que luego del accidente Anna le dijo las siguientes palabras: «Dios me dio cuatro hijas. Ahora me han sido arrebatadas. Algún día entenderé por qué». 

Nueve días después del naufragio los sobrevivientes tocaron tierra en Cardiff, Gales. Allá el primero de Diciembre de 1873 Anna le envió un telegrama a su esposo que decía «me salvé yo sola, qué hago. La señora Goodwin, las niñas y Willie Culver se perdieron voy con Lorriaux hasta recibir respuesta .. Paris. Spafford»

Esto dio fin a días de incertidumbre de Horatio quien habrá estado esperando con ansias noticias sobre su familia.

De acuerdo con el relato de Bertha Spafford (hija de los esposos Spafford, quien nació unos años después de la tragedia), el capitán del barco le dijo a Horatio: «Se hizo un reconocimiento cuidadoso, y creo que ahora estamos pasando por el lugar donde el Ville du Havre naufragó. El agua tiene tres millas (4.82803) de profundidad. Esa noche en su recámara al no poder dormir Horatio escribió el himno «It is well with my soul». En una carta a Rachel, la hermanastra de su esposa, Horatio escribió: «El jueves pasado navegamos sobre el lugar del naufragio, en medio del océano, las aguas de tres millas de profundidad. Pero no pienso en nuestros seres amados como si estuviesen allí. Están a salvo, cubiertas, en los brazos del cordero». 

El poema que escribió esa noche Horatio, en su traducción literal al español es la siguiente:

Cuando la paz como un río atiende mi camino
cuando las penas ruedan como las olas del mar;
cualquiera sea mi parte, me has enseñado a decir,
«está bien, está bien con mi alma».
Coro
Está bien con mi alma
está bien, está bien con mi alma
Aunque Satán golpee, aunque vengan las pruebas,
esta bendita esperanza está al control:
que Cristo ha observado mi desesperada situación,
y ha derramado su propia sangre por mi alma.

Mi pecado oh, ¡la dicha de este glorioso pensamiento!
Mi pecado, no en parte, sino en su totalidad,
está clavado en la cruz, y ya no lo cargo más;

¡Alaba al Señor, alaba al Señor, oh alma mía!
Oh Señor, apresura el día en que vea mi fe,
las nubes se enrollarán como un pergamino;
la trompeta resonará y el Señor descenderá;
allí entonces, estará bien mi alma.

El conocido músico Ira D. Sankey da una versión distinta sobre el momento en que Horatio escribió la letra del himno. Según él, Horatio no terminó el poema sino hasta 1876, tres años después del naufragio, y que el poema fue escrito durante una visita suya a la familia Spafford.

Luego de reencontrarse, Horatio y Anna Spafford regresaron a chicago y allí tuvieron tres hijos más. En 1880 nació su primer varón al cual llamaron Horatio. Pero las pruebas de la familia Sipafford no habían aún terminado, y el niño falleció de fiebre escarlantina a los tres años de edad. En 1878 tuvieron a Bertha, y en 1881 nació su última hija, Grace.

La música fue compuesta por Phillip Paul Bliss en 1876, y la melodía la llamó como el barco en el que fallecieron las 4 hijas de Horatio: «Ville du Havre». Al parecer la tragedia siguió a todos los involucrados con este himno, pues Phillip Bliss y su esposa fallecieron cuando viajaban en tren hacia Ashtabula, Ohio. Cuando el tren pasaba por un puente, éste se derrumbó y todos los vagones cayeron al abismo. Según testimonios, Bliss sobrevivió al accidente, pero al ver que los vagones se incendiaban entró a rescatar a su esposa y no volvió a salir. No se hallaron rastros de sus cuerpos. En su maletero se encontró un manuscrito con la letra del himno I will sing of my Redeemer.

En 1881 la familia Spafford se mudó a Palestina, luego de haberse separado de la Iglesia Presbiteriana. Se establecieron en Jerusalén, donde ayudaron a fundar un grupo llamado «The American Colony» (La colonia americana). Este grupo se dedicó la labor filantrópica.

Horatio falleció de malaria en Jerusalén el 16 de Octubre de 1888, cuatro días antes de cumplir los 60 años.

Hay varias versiones de este himno en español, algunas más apegadas al texto original que otras. En general la sección que más cambia es el coro, puesto que no hay una traducción exacta que nos transmita la idea del autor al escribir «it is well with my soul». Algunas versiones dejan el coro como «está bien con mi alma», «estoy bien con mi Dios», «alcancé salvación», o «tengo paz».

Estoy bien

De paz inundada mi senda este,
O cubra la mar de aflicción,
Cualquiera que sea mi suerte diré…

Coro
Estoy bien tengo paz, Gloria a Dios!
Estoy bien, Gloria a Dios!
Tengo paz en mi ser, Gloria a Dios! 

Oh cuanto, me gozo en su Salvación
Fue pleno su Amor y perdón
Clavó mi pecar en la cruz lo olvido
Gloria a Dios que su hijo envió…

Estoy bien, Gloria a Dios!
Tengo paz en mi ser, Gloria a Dios!

Mi fe tornarase, feliz realidad
Al irse en la niebla veloz,
Deciende Jesús con su Gran Majestad,

Aleluya estoy bien con mi Dios…
Estoy bien, Gloria a Dios,
Tengo paz en mi ser, Gloria a Dios


Publicado originalmente en Historias de Himnos

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *