We were out shooting at sunrise (it was so cold!) and I saw this oportunity for a really cool shot. I wanted to evoke a feeling of victory or triumph with this photo, like a man would feel after a hard fought battle. I think it works.

Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás; tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.
(2 Tesalonicenses 1:3-4)

¿Qué daba Pablo a Dios? Daba gracias. ¿Cuándo? ¿Por quienes? Por los hermanos de Tesalónica. ¿Cómo? Como es digno. ¿Por qué? Porque la fe de ellos iba creciendo sobremanera, y porque abundaba el amor de cada uno para con los demás. (1:3).

¿Cuánto crecía la fe y abundaba el amor? Tanto que ellos (Pablo, Silvano y Timoteo) se gloriaban de ellos en las iglesias de Dios. ¿Por qué se gloriaban de ellos en las iglesias de Dios? Por causa de su perseverancia y fe en todas sus persecuciones y aflicciones que estaban soportando. (1:4). 

Resumen

El agradecimiento constante a Dios de Pablo, Silvano y Timoteo por los hermanos de Tesalónica, se basaba en el crecimiento extraordinario de su fe, y de su amor para con los demás hermanos. Era tanto el crecimiento de los creyentes que los apóstoles se gloriaban en las otras iglesias de su ejemplo en la perseverancia de su fe en medio de todas sus persecuciones y sufrimientos.

¿Qué debemos hacer?  

  • Dar gracias a Dios por todos aquellos hermanos que están dando ejemplo en el crecimiento de su fe en el Señor y demostrando su amor por los demás hermanos.
  • Ser de ejemplo en la perseverancia de nuestra fe en Cristo de modo que inspiremos a otros en medio de las aflicciones y circunstancias contrarias a nuestra vida.

¿Qué debemos hacer hoy para poner en práctica esta enseñanza?   

    • Haga una lista de hermanos de su Iglesia y otros que considere necesario, para darle gracias a Dios por su fe y amor, y sobre todo por su perseverancia en la fe en medio de la crisis que vivimos en nuestro país.
    • Evalúe personalmente su fe en el Señor y su amor para con los demás hermanos. ¿Ha crecido mi fe en el Señor en este tiempo de Pandemia? ¿Cómo he demostrado mi amor para con los demás hermanos, especialmente aquellos que están sufriendo por la falta de la comida, de vestido, calzado, por la escasez de gas, falta de medicinas, entre otras cosas?
        Compartir

        0 Comentarios

        Deja un comentario

        Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *