¿Sabías que en el año 1993 se realizó en Caripe un Congreso Misionero de ASIGEO (COMIA), el cual culminó con una escalada hacia la montaña que está frente a Las Delicias, en donde al unísono los asistentes gritaron: «Venezuela para Cristo»?

En el año 1994 ASIGEO, como parte de su programa misionero, planificó y realizó la primera Acción Misionera de ASIGEO (AMA), la cual se llamó «AMA Amazonas» y se llevó a cabo en ese estado, específicamente en la ciudad de Puerto Ayacucho.

Luego se ejecutó la planificación de una serie de AMA’s en distintas ciudades: Tucupita, Ciudad Bolívar, El Tigre, El Tigrito, Maturín, Caicara del Orinoco, El Palmar, Santa Ana, Puerto la Cruz, Cumaná, Guarauno, Carúpano, Nueva Esparta, Tunapuy, Anaco, San Félix, Cantaura, Caripe, Tropical, Punta de Mata, Barcelona, Puerto Ordaz, Cumanacoa, Cocollar, San Lorenzo, El Pilar, Güiria, Caracas, Guatire, Maracaibo, Maracay, Valencia, Tinaco, Tinaquillo, San Carlos, Acarigua, entre otras.

Más de 250 misioneros por cada encuentro, fueron quienes convirtieron estos momentos en tiempos de formación práctica para la Labor Misionera de la Iglesia Local. Muchos Misioneros Voluntarios terminaron al frente del Gran Ministerio de la Reconciliación en sus respectivas iglesias, con nuevas Misiones de trabajo de Iglecrecimiento, y fundación de iglesias, producto de esta gran labor misionera.

Asigeo convirtió los primeros días de Enero en tiempos de encuentros para la formación, mientras que la práctica evangelística se realizaría en períodos vacacionales, llámese carnestolendas, Semana Santa, vacaciones escolares (agosto) y fiestas decembrinas. Mientras que el mundo disfrutaba sus días festivos, un puñado de misioneros se olvidaban del entretenimiento, para salir y predicar el glorioso evangelio de Jesucristo, extendiéndose y convirtiéndose progresivamente en un estilo de vida para la Iglesia.

Con el pasar de los años, se fueron realizando acciones misioneras en el mayor tiempo posible, aprovechando cada oportunidad para compartir el glorioso mensaje de Cristo a las almas sedientas. El formato AMA fue asumido con mucha responsabilidad en distintas congregaciones asociadas a ASIGEO, modificando así las siglas para darle sentido de pertenencia; como por ejemplo:

  • AMIDEA: Acción Misionera de la Iglesia Dios Es Amor. Hageo Herrera, quien ahora está en la presencia del Señor, se desempeñó como líder del trabajo misionero, teniendo como apoyo a Wilmores Rojas encargado de la Operatividad de las acciones misioneras.
  • Junto a estos dos grandes hombres de Dios, estuvieron dos familias involucradas en la tarea misionera, además de un gran equipo de hermanos comprometidos en la formación, entre ellos: Peter McMillan, Danny Carpentier, Samuel Marcano, José Rojas, y un grupo de misioneros de confianza que ejercían liderazgo sobre un colectivo de más de 450 misioneros.
  • También podemos mencionar a: Alejandro Molero, Hageo Herrera hijo (Hageito), Lisandro Marcano, Wilmer Méndez, Dilio Marcano, Sonny Omaña, Juan Carlos Figueroa, Ruth Areinamo, Yemniz Areinamo, Marcos Mejías, Pedro Acosta, Cesar Suniaga, Rosa Bello, Gabriel Véliz, Israel Lobatón, Manuel Pérez, y muchos más que amaban esta acción misionera.

En cuanto a los testimonios, producto de los trabajos en los AMA’s, tenemos algunos:

  • Misioneros amenazados de muerte.
  • Experiencias de ataques espirituales.
  • Milagros de sanidad.
  • Abundancia y provisión en la alimentación.
  • Muchas personas conocieron a Jesucristo como Señor y Salvador.
  • Iglesias restauradas.
  • Reapertura de iglesias luego de estar cerradas por muchos años.

Cuando hablamos de AMA, hablamos de amor por los perdidos, eso no tiene límite ni costo; es simplemente una entrega con pasión. Cada evento nos llevaba al siguiente, y cada tiempo en el calendario que dejaba 4 ó 5 días, para los misioneros esa era la gran oportunidad de predicar y compartir las Buenas Nuevas de Jesús. A las iglesias involucradas, por lo general, sólo se les demandaba un lugar donde dormir y un equipo de hermanos que apoyaran la estrategia y logística.

En cada AMA se enlazaba con las iglesias, tanto de #ASIGEO como de cualquier asociación que soñara con ver la gloria de Dios derramada en las vidas de los perdidos. Esto rompió muchas barreras para unirnos en un solo fin: –Que toda la tierra sea llena de la gloria del Señor–. Dato importante: en el año 1994 se decía que en Venezuela solo había un 0.3% de cristianos, sin embargo para el año 2004 ya se hablaba de un 13%. Significa que cada acción misionera había generado frutos en todo el territorio venezolano, y para este año 2020 seguramente hay un porcentaje más elevado de cristianos en el país. El trabajo para el Señor jamás será en vano.

Hay una nueva generación de misioneros que continúa compartiendo el mensaje de salvación, aún en tiempos de crisis. Las generaciones pasadas hablan maravillas de cada experiencia evangelística vivida. Muchos de ellos continúan sirviéndole al Señor en muchas áreas y ministerios. Cuando recuerdan un AMA, su mente se traslada hacia aquellos tiempos donde, literalmente, dejaban sus espaldas en el piso, pasando noches incómodas, planificando las actividades, y en profunda oración por las almas perdidas, sin importar las condiciones, porque lo hacían con amor, entrega y pasión. Se desgastaban para la Gloria de Dios.

Si tienes algún testimonio por compartir, conmovedor y glorioso, que hayas experimentado en estas acciones evangelísticas, no dudes en expresarlo en el evento sin precedentes ¿Cómo cumplir la gran comisión en tiempos de crisis? | Únete al grupo de WhasApp donde iniciará el evento vía Zoom Meeting | Click aquí para participar EVENTO VIRTUAL AMA VENEZUELA


Nota del Editor: Esta breve reseña continúa en investigación para agregar más aportes, relacionados a esta poderosa acción misionera de ASIGEO (AMA).

Reportaje por: Carlos Lisset | Fuente: Misioneros AMA Venezuela, Juan Carlos Figueroa, Ruth Areinamo y Wilmores Rojas | Editado por SCM de ASIGEO.

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *