Himno: «Hay un canto nuevo en mi ser» | Autor: Luther Bridgers

No todos nuestros himnos tienen una historia feliz. Detrás de muchos cánticos se encuentran siervos de Dios que irrigaron con sus lágrimas la viña, y cuyas poderosas composiciones nacieron del dolor y hasta de la muerte. Una de ellas es «Hay un canto nuevo en mi Ser», que nació de una fe genuina en medio del dolor más profundo.

Sin sospechar que estaban en víspera de una tragedia, el joven predicador Luther Bridgers (1884-1948) llegó con su familia a casa de sus suegros, pues iba a predicar en una campaña evangelística en ese pueblo. La reunión familiar fue gozosa, y sus hijos jugaron felices con los abuelos. Luego se acostaron a descansar.

Más tarde un vecino se despertó y vio la casa envuelta en llamas. Corrió al rescate pero la casa fue consumida por el fuego, y a pesar de muchos esfuerzos, solo salieron con vida Bridgers y sus suegros, su esposa con sus tres hijos murieron asfixiados. El viudo Luther Bridgers, no pudo comprender tan terrible pena, pero se afianzó en las promesas de Dios en la Biblia. El Señor le dio un cántico en la noche oscura de su duelo y la verdad del salmo 42 se refleja en el himno «Hay un canto nuevo en mi ser.» Además de escribir varios himnos, Bridgers también le sirvió al Señor como misionero en Bélgica, Checoslovaquia y Rusia.

Hay un canto nuevo en mi ser

Hay un canto nuevo en mi ser,
Es la voz de mi Jesús
Que me dice: Ven a descansar,
Tu paz conquisté en la cruz.

CORO:

Cristo, Cristo, Cristo,
Nombre sin igual;
Llena siempre mi alma
De esa nota celestial.

Náufrago en pecado me encontré
Sin paz en mi corazón
Mas en Cristo mi Señór hallé
Dulce paz y protección.

Tengo, de su gracia celestial,
Gozo en su santo amor,
Riquezas que fluyen a raudal
Desde el trono del Señor.

Cristo en las nubes volverá,
Bajo el bello cielo azul;
El entonces mi alma llevará
A vivir en gloria y luz.


Nota editada por Wilmando Hernández, publicado originalmente en Librería Voz que clama y IMPCH

Compartir
Categorías: Adoración Vital

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *