La cuarentena nos ha demostrado de qué estamos hechos, qué vale más y qué más importante es invertir bien el tiempo en cosas que alimenten nuestro interior. Nuestra fe está siendo probada, como lo refleja la palabra de Dios en 1 Pedro 1:7
«Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo».
No es fácil estar encerrados, resistiendo a tantas horas de aislamiento. Gracias a Dios estamos con nuestras familias; nuestro hogar es un refugio. Pero otros no corren con la misma dicha. No nos olvidemos de orar por ellos, y ayudarlos. Que nuestro corazón no se insensibilice en este tiempo. Es momento de bendecir, dar, y apoyar a los más vulnerables Gálatas 6:9.
«Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos».

Aunque llevamos un buen tiempo confinados por el Covid-19, las noticias negativas siguen aumentando. Los índices de mortalidad se elevan cada día. Las redes sociales están abarrotadas de videos, noticias, escritos, y publicaciones de todo tipo, relacionadas a esta pandemia que, sin duda, ha afectado nuestros corazones. 

¿Cómo mantener esa paz que NO nos pueden dar las noticias, los reportes, las redes sociales, y los medios de comunicación? 

Solo hay una manera; recurriendo a la Palabra de Dios. Solo ella tiene el Poder y la suficiencia para invadir nuestro corazón de esa paz que sobrepasa el entendimiento humano y falible. La Palabra de Dios nunca falla.

Estos son los versículos que nos inundan de esperanza en medio de este caos mundial

¿Qué hacer cuando desmaya mi fe?

 «¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! Confíen siempre en el Señor, porque el Señor dios es la Roca eterna» Isaías 26:3-4

Cuando la ansiedad y miedo me quieren invadir

No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús” Filipenses 4:6-7

Cuando no veo salida a este caos

«Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo» Juan 16:33

Cuando tengo miedo al futuro

«Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza» Jeremías 29:11

Cuando pienso que Dios no me escucha

«El Señor dice: «Rescataré a los que me aman; protegeré a los que confían en mi nombre. Cuando me llamen, yo les responderé; estaré con ellos en medio de las dificultades. Los rescataré y los honraré. Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación» Salmo 91:14-16

Cuando no entiendo por qué pasa esto

«Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo» 1 Pedro 1:7
 «Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas» Josué 1:9

Cuando tengo miedo a morir por el virus

«¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra» Salmo 73:25
 
«No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia» Isaías 41:10
«Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo» Juan 14:27
«Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?» Salmos 27:1
Que no nos quede la menor duda, de que Dios está con nosotros. Él controla todo lo que pasa en la tierra y debajo de ella. “Yo soy el único Dios y mantengo bajo control todo lo que pasa en este mundo. He existido desde el principio, y existiré hasta el final” Isaías 41:4.
¡COMPARTE CON OTROS Y SÉ PORTADOR DE ESPERANZA!

Originalmente publicado en el Blog de la autora Vestigios en el Corazón

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *