Nota del Editor: Lo siguiente es parte del Libro: Paradigmas bíblicos del liderazgo de la iglesia, Guía para el establecimiento de ancianos en la iglesia local (Segunda Edición), escrito por el Cuerpo de ancianos de la Iglesia Evangélica «Dios es Amor» de Maturín, estado Monagas, Venezuela. Enero, 2005 | Revisión, 2018.


PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN

Al pensar en el equipo de ancianos de la Iglesia «Dios es Amor», en Maturín, Venezuela, viene a mi memoria el grupo de líderes de la iglesia de Antioquia de Siria (Hechos 13). Este grupo de hermanos en «Dios es Amor» está compuesto por miembros muy diferentes. Representan varias generaciones, diferentes niveles de entrenamiento «formal» y «no formal», y diferentes culturas. Los hay con muchas décadas de experiencia en el servicio y los hay con menos, pero todos, sin ser muchos y con la mitad de sus miembros menores de cincuenta años, suman casi doscientos años de aprendizaje y experiencia en el servicio a la iglesia.

Algo que me impresiona en Antioquia y Maturín es que la variedad en estos equipos de trabajo no se ve como una desventaja, al contrario, se ve como algo que enriquece a la Iglesia de Señor, a través de su multifacético liderazgo. Este libro, fruto de su reflexión y experiencia desarrolla muy bien los objetivos que se propone y para ello proporciona un estudio serio del texto sagrado, así como abundantes ideas prácticas, las cuales pueden tomarse tal cual se dan, o pueden servir para estimular los pensamientos sobre la realidad particular de cada iglesia.

He conocido a estos consiervos durante casi diez años, por lo tanto sé que sus recomendaciones no salen del escritorio, sino de sus muchas y largas vigilias con el rebaño. Este es un grupo de «ancianos que gobiernan bien».

Me siento muy honrado por la amistad y compañerismo de estos colegas y con gran gozo recomiendo la lectura de este libro. No importa la fase de desarrollo en la que se encuentre, ni el paradigma en el que milite, esta lectura le provocará a la reflexión y le proveerá herramientas útiles para tomar los pasos que le permitan obedecer lo que el Señor le muestre a través de ella.


Manuel Valverde
Anciano, Iglesia Bíblica de Guatemala,
Guatemala, febrero, 2005

PREFACIO A LA SEGUNDA EDICIÓN

Los cambios siempre afectan a la gente. Algunos hablan de «buenos y malos cambios,» otros de «cambios necesarios e innecesarios,» mientras otros rechazan todo tipo de cambio. Pero hay una conclusión a la cual casi todos los que han estudiado el tema han llegado: el cambio es inevitable.

Muchas cosas han cambiado desde la primera publicación de este libro. Nuestro querido hermano Eduvigis Núñez murió en el año 2014, a la edad de 96. En los últimos años ya no ejercía la función de anciano activo, pero había sido nombrado «anciano vitalicio» por la iglesia que por tantos años sirvió. Su poesía en la introducción del libro sigue siendo un testamento a su fidelidad. El hermano Ángel Pereda también fue nombrado «anciano vitalicio,» y sigue sirviendo al Señor en su amada iglesia en la capacidad que Dios le permite.

Hay cuatro otros cambios en el personal. Nuestro amigo y misionero estadounidense Danny Carpenter, por razones legales, no puede servir como anciano de la iglesia pero sigue trabajando al lado de los actuales ancianos como apoyo en la obra. En noviembre de 2013, el hermano Zabdiel Rivera fue nombrado anciano, después de algún tiempo de entrenamiento y
observación.

A pesar de que es el más joven, su ejemplo cristiano, sabiduría y dedicación han servido para confirmar su selección, y la iglesia misma aprobó la decisión. Posteriormente José Díaz fue incorporado en el año 2016, un hombre de buena reputación y una pasión por evangelizar. Por último, el Señor nos envió a Kelvin Laviera de Maracaibo, cuya experiencia en la obra y entrenamiento en la Palabra y la música lo ha hecho un miembro valioso del equipo desde 2017.

Pero hay algo que no ha cambiado: nuestro compromiso con la pluralidad de ancianos para dirigir la iglesia local. Más bien, nuestro continuo estudio de la Palabra de Dios ha ratificado nuestra creencia en el liderazgo bíblico plural. Hemos tenido muchas oportunidades para enseñar esa verdad a otros, dentro y fuera de Venezuela. Y con humildad hemos sabido que
la primera edición del libro ha llegado a otros países.

Es por eso que nos encontramos con la necesidad de publicar este libro de nuevo. Cada vez más otras iglesias están llegando a la misma conclusión. Nos es grato ver como muchas iglesias en la Asociación de Iglesias Evangélicas del Oriente (ASIGEO), a la cual pertenece nuestra iglesia, están cambiando al gobierno plural de ancianos, y muchas otras iglesias también.

Muchos de estos hermanos no tienen experiencia trabajando juntos, y están mirándonos como ejemplo y están pidiendo nuestra ayuda. En esta edición hemos visto necesario hacer unas mejoras al texto. Hemos tratado de
corregir problemas gramaticales y de sintaxis, además de insertar nueva información en lugares pertinentes. Hemos añadido un capítulo que habla de la organización interna del cuerpo de ancianos. El fin del año 2014 marcó un nuevo descubrimiento para nosotros: la necesidad de definir qué es el cuerpo pastoral, cuál es su misión, cuáles son sus valores y cuáles objetivos debería cumplir.

Otro nuevo capítulo añadimos sobre el entrenamiento para futuros ancianos, algo que tenemos unos años practicando en nuestra iglesia. Creemos que cada cuerpo de ancianos debería preparar hombres que serán la generación de relevo. Esperemos que estos dos capítulos sean de mucha utilidad para usted como lector del libro. Como siempre, nuestro propósito principal es que Dios sea glorificado. A la vez, oramos que su iglesia sea afirmada en el liderazgo que Dios ha levantado según el patrón establecido por él en la Escritura.

Sus consiervos
Juan González, Samuel Marcano, Rodolfo Oliveros, Zabdiel Rivera,
José Díaz, Kelvin Laviera y Danny Carpenter.

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *