I Parte de la SERIE: Corrección conforme a la Palabra de Dios.


Este es un estudio de Efesios 6:4, en el cual de forma sencilla, práctica y efectiva conoceremos cómo disciplinar a nuestros hijos a la manera que Dios nos enseña en su palabra. Madres y padres pueden realizarlo y dejar sus dudas o experiencias abajo en los comentarios. Básicamente con este estudio aprenderemos:

  • Lo que NO debemos hacer en la corrección de nuestros hijos.
  • Cómo debe ser la corrección conforme a la Palabra de Dios.

¿Cuántas de nosotras hemos pasado por una crisis de «caprichitos» de nuestros hijos?

«Soy la primera en levantar las manos» Ojo, no quiero que te imagines solo a un niño berrinchudo en medio del centro comercial. Pensemos un poco más. Vayamos a escenarios más habituales. Un día mi hija me dice que deseaba salir a manejar su bici en la cuadra de la casa justo a las 12:00 del mediodía, a lo que mi respuesta fue: «hijita esta no es hora de salir a manejar la bici, está haciendo mucho sol y te puede doler la cabeza». No había terminado de expresar mi respuesta, cuando la niña ya estaba tirada en el piso, pateando, manoteando y gritando «pero yo quiero, yo quiero».

«La necedad está ligada al corazón del muchacho» dice textualmente la Biblia en Proverbios 22:15, es decir, la insensatez es parte del ser niño, adolescente y joven. Los niños vienen al mundo con ella y a menudo hacen cosas tontas y peligrosas solo porque no comprenden las consecuencias que sus actos podrían traer y no solo a ellos sino también a los que le acompañan en sus travesuras.

La Biblia es clara en efesios 6:4 cuando nos dice: «Y vosotros, padres, no irritéis a vuestros hijos» RV60.

¿Entonces hay que consentir sus «caprichitos»?

El pasaje no nos quiere enseñar eso. Por el contrario, resalta que, un trato que sea inconsistente y cruel de parte de nosotros, confundirá a los hijos, causará problemas emocionales, y también despertará sentimientos e ira en el niño hacia quienes los corregimos.

Esto es lo que debemos hacer:

En el trato con nuestros hijos debemos cuidarnos de ser ásperos, inhumanos,y rígidos. Es decir, no los indignemos con mandamientos humillantes, culpándolos sin razón, o teniendo un temperamento inconstante e inseguro en la corrección.

Si lo hacemos de esta manera, tengamos por seguro que provocaremos a ira a nuestros pequeños con una atmósfera llena de críticas destructivas, condenas, sarcasmos, intimidaciones, temor, y falsas expectativas, entre otras prácticas…sin contarte que le privaremos de una buena enseñanza y una sana corrección que agrada a Dios.

Los caprichos o berrinches de nuestros hijos no son leyes para nosotros los padres

Si nos acostumbramos desde lo más simple a ceder con nuestros hijos,estaremos hundiéndonos poco a poco en un foso sin salida con cada berrinche, y, cuando nos percatemos de eso, el mal hábito estará bien arraigado en toda nuestra familia; será mucho más difícil de corregir sus pataletas.Puede pasar que, creyendo que es mejor complacerles, para evitar verles bravos o tristes, decidamos ceder y complacer. ¡Estemos atentos y pidamos sabiduría a Dios!

Apreciados padres, recordemos que estos episodios son olvidados rápidamente por los niños,cuando la corrección bíblica se aplica a cabalidad y justo a tiempo.

A nosotros los que nos encontramos luchando con la necedad de nuestros hijos, recordemos estas grandes verdades:

  1. Es algo natural en ellos, y aún en nosotros a causa del pecado en nuestra carne.«No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno» Ro. 3:12.
  2. No te desesperes, más bien llénate de templanza y paciencia.«Al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad;» 2 Pe. 1:6.
  3. No cedas, si de verdad es algo en lo que no se puede negociar.
  4. Mantén un trato amable, amoroso y firme al momento de corregir.«La blanda respuesta quita la ira; más la palabra áspera hace subir el furor» Pr. 15:1.

¡Ánimo padres! porque sí podemos educar y corregir de una manera bíblica y efectiva, para no irritar a nuestros pequeños. ¡Dios es nuestro fiel ayudador!

En la próxima parte del estudio hablaremos sobre algunos consejos prácticos y sencillos para evitar provocar la ira en nuestros niños. ¡NO TE LO PIERDAS!


Publicado originalmente en el Blog 1 Día de Mamá

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *