Toda persona debe entender que es plan de Dios, que un hombre y una mujer se unan en matrimonio es un principio bíblico para la vida (Génesis 2:24). La persona que viva según el plan de Dios cosechará éxitos, en cambio, quien viva violando el plan de Dios, cosechará fracasos.

ES PARA SERES INTELIGENTES

Un hombre inteligente, consciente de su misión y en buena comunión con Dios, vive sabiamente con su pareja.

“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”. 1 Pedro 3:7; 2 Corintios 4:4.

ES A TRAVÉS DE ESA RELACIÓN QUE CORRE LA BENDICIÓN DE DIOS

La Biblia dice: “El que haya esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová”. Proverbios 18:22

¿Por qué alcanza el bien el que haya esposa? Definitivamente la correcta respuesta a esta pregunta es para hombres inteligentes. Si para Dios importa mucho el matrimonio, igual debería importar mucho para el hombre.

DIOS SIGUE SU CREACIÓN A TRAVÉS DEL MATRIMONIO

Dice la Biblia en Malaquías 2:14, “Y todavía preguntan por qué. Pues porque el Señor actúa como testigo entre ti y la esposa de tu juventud, a la que traicionaste aunque es tu compañera, la esposa de tu pacto”.

Una persona consciente de la presencia y de la voluntad de Dios en su vida, también estará consciente de que Dios es el principal testigo de esa relación; por lo tanto, una persona con verdadero conocimiento no se burlará tan fácilmente de Dios.

DIOS DESEA UNA DESCENDENCIA SANTIFICADA

“¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por que uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales con la mujer de vuestra juventud.” Malaquías 2:15.

Los hijos en un matrimonio deben ser consagrados a Dios, pues, ellos son “herencia de Jehová” (Sal.127:3). La felicidad de los seres humanos en la tierra se refleja a través de los hijos (Efesios 6:2) y el deber de todo padre es brindarle una buena instrucción (Proverbios 22:6).

La mente y el corazón de la pareja estará enfocado, no en sus intereses pasionales, sino en su responsabilidad como padres y en su compromiso delante de Dios.

CON EL MATRIMONIO ASEGURAS ALGO PARA TODA LA VIDA

Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera sólo. Más valen dos que uno, pues mayor provecho obtienen de su trabajo. Y si uno de ellos cae, el otro lo levanta. ¡Pero ay del que cae estando solo, pues no habrá quien lo levante! Además, si dos se acuestan juntos, uno a otro se calientan; pero uno solo, ¿cómo va a entrar en calor? Uno solo puede ser vencido, pero dos podrán resistir. Además, la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente. Eclesiastés 4:9-12

Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera sólo. Deben ser fuertes porque tienen bienes comunes. Salmos 127:3.

Deben permanecer unidos por el ocaso de la vida. Eclesiastés 12:1.
Deben ser fieles para esperar una buena cosecha. Salmos 128:3-5; Gálatas 6:8

CUALIDADES PRINCIPALES EN EL MATRIMONIO

LA UNIDAD: Un solo esposo con una sola esposa. “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola persona”. Génesis 2:24

LA INDISOLUBILIDAD: Es para siempre (Mateo 19:6). ¿Qué es lo contrario a la unidad del matrimonio? La respuesta es: La poligamia y la infidelidad.


Publicado originalmente el 6 de enero de 2017, escrito por Hageo Herrera.

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *