Una de las medidas a nivel nacional tomadas por los entes oficiales para prevenir la pandemia de coronavirus es la suspensión de actividades que involucran concentraciones de personas, lo cual afecta las actividades regulares de la iglesia: servicios, talleres, seminarios y otras jornadas eclesiales. Sin embargo, el buen pastor…

  • Se preocupará de supervisar la marcha de la congregación, reuniéndose con equipos pequeños (tomando las medidas preventivas de salud necesarias), para recibir información y brindar directrices según vaya el desarrollo del problema actual que nos ocupa.
  • Alentará a los hermanos a través de llamadas, audios y video conferencias-sermones si estos medios están al alcance y disponibles.
  • Enviará textos a sus feligreses, recordándoles las promesas de la Palabra y les animará a que alaben al Señor en sus casas, así también les recordará las medidas preventivas de salud a tomar al salir y regresar a sus hogares.
  • Hará visitas puntuales, según el sentido común lo permita, sin exponerse ni exponer la salud de otros.
  • Y sobre todas las cosas, ahora que su agenda está más libre de actividades públicas, no tiene excusas para profundizar un mayor tiempo a la oración, el estudio reflexivo de la Palabra del Señor y leer ese buen libro de su biblioteca física o digital que no había podido leer. | Pastor Renso Bello, Segundo Vicepresidente de ASIGEO y miembro de la Junta Pastoral de la Iglesia «Roca de la Eternidad» de Barcelona | R1

¿Que es un devocional cristiano y cómo hacerlo?

Con la intención de animarte a iniciarlo o continuarlo, como esa práctica que tienes con el Señor. Entendiendo primero que el devocional personal o colectivo es un tiempo especial donde el creyente se acerca a Dios, a través de la oración y meditación de su Palabra, con el propósito obtener de él respuesta a sus ruegos o peticiones. A continuación, algunas ideas para realizarlo:

  • Ubicar un sitio y hora que facilite la meditación.
  • Iniciar con un tiempo de oración pidiéndole a Dios su dirección.
  • Seguir la lectura de un libro completo de la Biblia, o un algún plan de lectura sistemática. leerla con la intención de ubicar la intención del autor y la enseñanza del texto.
  • Dedique tiempo para meditar en silencio, de cómo la verdad de Dios en este pasaje puede aplicarlo a su vida.
  • Termine este tiempo con un momento de cánticos, expresiones de adoración y oración a Dios.

    Quisiéramos animarte a que este tiempo sea un momento, para fortalecer tu relación personal con el Señor, mediante los devocionales personales o colectivo. | Pastor Juan González, miembro de la Junta Pastoral de la Iglesia «Dios es Amor» de Maturín | R2


Leer la primera parte | Ante la amenza del coronavirus en Venezuela, qué hacer como pastores

Compartir

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *